Evolución de una realidad

La vida nos enseña, que no todo es como parece, que casi siempre los sueños, se quedan en eso, en sueños.
La realidad te muestra que aprender, es cometer errores, para aprender a no cometerlos.
En eso caemos demasiadas veces.
El tiempo, ha ido moldeando mi carácter, los problemas vienen y van y te enseñan a valorar las cosas que son realmente importantes, de las que no lo son tanto.
Aprendes a diferenciar, quien te quiere, de  a quien nada le importas.
No es tarea fácil esto de vivir, tomar decisiones , solucionar problemas.
Vivimos la amistad, porque es un hermoso sentimiento si es auténtica; que en esto, también hay camelo.
Vivimos el amor y las decepciones del amor, que también hay mucho de eso , por falta de sinceridad y a veces de ética con los sentimientos del otr@, depende el caso.
Lo que hoy, nos puede parecer un enorme disgusto, mañana formará parte de la maraña de nuestros pensamientos, que alojaremos en el sitio de la memoria selectiva.
He aprendido a ser valiente, aunque necesito serlo más.
He aprendido a saber llorar.
Se lo que quiero en mi vida, se que nada es fácil, pero se que no vale conformarse.
Ya no más migajas, no tengo “Síndrome Pulgarcito” no me gusta recoger las sobras de nadie.
Y aunque aprenda de cada error y llegue el día que por mi cara corran los surcos de vejez, seguiré siendo niña  dentro de mi corazón.
Tiempo ingenuo, donde el mundo pequeño, era un camino sin obstáculos y todavía sin corsés.
Donde la cara de mi abuelo inundaba de felicidad mis días, con sus cuidados, dedicación y cariño, que contribuyeron a forjar, mi mundo interior.
De ese hombre pelirrojo, alto , de ojos verdes, aprendí el respeto , a respetar y honrar a los mayores y a querer a la gente, que te quiere.
El, me enseño que lo más importante de este mundo, no son las riquezas, sino la felicidad inmensa que él sentía al ver a todos sus hijos (11) alrededor de la mesa los fines de semana, con sus nietos.
“Esta” decía Él, es mi auténtica y mayor riqueza, la única que aporta calma y alegría a mi corazón y llena mi alma de inmensa felicidad.
Una simple sonrisa, puede llenar el mundo de felicidad.
La vida como el amor, es mejor en compañía rodeados de los que amamos y nos aman, el Mundo se nos hace más humano y menos vacío de sentimientos.
Porque los males compartidos siempre son menos, al igual que los problemas cuando hay voluntad , las dudas pueden ser disipadas y convertidas en sonrisas ,  si hay voluntad de querer.
Porque querer es compartir, tristezas y alegrías, pero nunca eludir, ni esconderse
Querer es hacerlo, aunque a veces no lo merezcamos, es saber que la otra parte esta, sentir su afecto y su cariño.
No me gustan los rincones donde se aloja el olvido.
Creo que, el querer es tener ganas de luchar, es necesitar, es demostrar es buscar,  porque sabes que lo que tú compartes es parte, de la otra parte, pero eso , jamás se puede hacer en solitario..

ESA COMPAÑERA LA SOLEDAD

 

A %d blogueros les gusta esto: