Peregrinos de las palabras…

Cuantas veces somos peregrinos de las palabras
porque se nos hacen esquivas, vanas.
Palabras que no respaldan hechos,
son como cauces sin agua.
Se vuelven,ríos secos
Ansiamos toda la vida palabras,
que deleiten y sosieguen el alma,
que sean generosas, humildes, sinceras.
Llenas de calor y sentido,
nacidas  con alma.
Auténticas!
Alegres, consecuentes,amorosas
Que expresen sentimientos.
Y nos enternezcan el corazón.
Sin sombras, sin mentiras.
Palabras creíbles, tiernas,sensatas.
Que afiancen confianza,
respeto, determinación.
Palabras, auténticas.
Porque auténtico sera quien las pronuncia.
Que no hay nada peor
Que las palabras vanas.
Son como un cuadro sin color,
como una farola sin luces.
Son borrones sin recuerdo.
De un cuadro mal pintado.
Como un árbol sin frutos,
estériles, sin huella, sin sabor.
Que todo lo vuelven páramo y desierto
tras su paso.

A %d blogueros les gusta esto: