Príncipes!

Los príncipes sólo existen
en los cuentos.
pero siempre soñamos con el hombre ideal, que no perfecto, sólo que nos sepa querer y sobre todo demostrarlo, que no sea rutinario y siempre nos dedique te quieros.
Alguien que cuando este triste, me aguante las tonterías y me lleve hasta la cama,y me haga el amor con ternura.
Alguien, que cosa disfraces en mis días malos y los convierta en buenos, que no se enfade si no me entiende, que me bese cuando me ponga tonta y me haga enmudecer con sus mimos.
Que no de por hecho que siempre voy a estar ahí pero que tampoco lo dude, que no me haga sufrir.
Alquien que no me haga sentir la soledad en compañía.
Alguien que no pueda caminar conmigo por la calle sin cogerme de la mano, que no me compre con regalos pero que tenga mil detalles de cariño, que no le guste verme llorar y que me haga reír hasta cuando no tengo ganas, que de vez en cuando decida enamorarme de nuevo y conocerme otra vez, que me miré, lo miré, y sienta ese cosquilleo en el estómago sin remedio…
Alguien, que esté loco por mí, y no se olvide de decírmelo los días de resaca, que si se pone animal, sea solo en la cama, y me mate a besos por la mañana para despertarme.
Que si mira a otra, luego me guiñe un ojo y se ria de mis celos de niña idiota.
Y sobre todo que no tenga que perderme para darse cuenta de que me ha encontrado.
He cometido muchos errores. He llorado por quien no debía y he reído con falsas amistades.
He tropezado dos veces con la misma piedra y cuando pensaba que ya no lo haría más volví a caer estampada.
He perdonado mucho, hasta que me tomaron por tonta.
He callado te quieros que por miedo o por inseguridad se quedaron en el aire
Ha habido veces que me he despertado con ganas de comerme el mundo y otras que parece que el mundo me comía a mí.
He gritado con fuerza pero mi voz nunca salía.
He callado verdades por no hacer daño.
He salido sin ganas de fiesta y he vuelto con los pies muertos de tanto bailar.
He pasado por fases.
He sido inmadura, hipersensible y he madurado a base de equivocarme,
pero llevo coraza para no lastimarme.
He creído en lo imposible hasta que me di de narices.
He abrazado a la persona que pensé que nunca me haría daño y me dado cuenta de que esa persona no se merecía ni el roce de mi piel.
He besado con dulzura.
He besado con pasión.
He cantado en la ducha hasta que mi garganta no podía más.
Ha habido días que me sentía increíble y otros que no quería ni mirarme al espejo.
He disfrutado de pequeños detalles y he aprendido poco a poco en qué consiste la vida.
El secreto de la vida está en no arrepentirse de nada y afrontar todo con una sonrisa.
Esta en vivirla y quererse mucho .Y no dejar atrás nunca el niñ@ que fuimos y que llevamos dentro, entiende perfectamente no de príncipes ni de reyes, pero si de instantes mágicos..

A %d blogueros les gusta esto: