Corazón atlántico

Noche de estrellas
Intenso frío de enero
el mar esta calmo
inmenso y tenebroso
en la oscuridad,
acentuando su misterio
Nací y crecí
a la vera suya.
Al son, de sus vaivenes
y al cambio de sus mareas
Me atrae su magia,
su poderosa fuerza.
Su seductora calma
y su poderosa tempestad
que reprende y avisa.
No podría estar,
sin su sonido,
sin sus estelas de plata,
y sus olas de espuma blanca,
sin su olor a sal,
sin su abrazo.
Sin la belleza,
de su soberbio espectáculo
Su horizonte,
va más allá de los confines.
Sus aguas, testigos de mil batallas
Sus entrañas,
guardan tesoros,
fábulas, leyendas
amarguras y alegrías.
Así es su belleza.
atrayente, enigmática
Nunca monótona
Su latido profundo de ola,
y su corazón marinero.
Ya me tarda la primavera.

A %d blogueros les gusta esto: