De puntillas

A veces cuando silva el viento
A hurtadillas llega
llamando al recuerdo
Instantes y momentos
Que llegan suaves,
de puntillas
como perdidas caracolas
hambrientas de doradas arenas
y vientos de sal
Llenos de silentes silencios.
Accesibles de abrazo y beso
como dulce es la vida
cuando se vive,
en crucero de emociones.
Siempre con buenas brisas
Sin fantasmas, ni miedos
Racimo de aromas ausentes
Que en el recuerdo silente
duermen acariciados,
en cálidas lunas
acurrucadas en el tiempo.
Arrullados en la noche
contenida de sedas.
Emociones en alerta
Tactos dormidos
que conspiran entre hormonas
sorteando barricadas
Indefensa , frágil,
de desocupado pecho
Temeroso de ser liberado
Racimo de abrazo en brisa
Y a la vida, sonrisas
llenándola de ternura
tacto, cercanía,
que es buena ayuda
a las trabas.
Danzando con la brisa
Silvando vientos.

A %d blogueros les gusta esto: