De puntillas

Amaneciendo,
de puntillas
a medio despertar,
entre arrullos de sueños
esa sensación sutil
y acogedora de ver crecer
un nuevo amanecer
Un aquí estoy de nuevo!
Notando el cálido sol
con el primer café.
Aunque se enrede el día.
Aunque quede vacío,
el hueco de los abrazos
Y esten ausentes los susurros
siempre permaneceran las brisas
Un momento de mar
Y algo de luna
Mientras dure la vida
y me arrulle la noche
Que esto es un rompecabezas
y aún, quedan piezas
por completar.
Es tiempo de fuego.
Es tiempo de S. Juan.
Hoy, es un día de abracitos
a veces, se necesitan
Porque duele la vida,
duelen las ausentes notas
que llenan los ánimos,
que te dan las ganas.
Cuesta a veces,
aprender a no contar.
Agarrando la vida,
consiguiendo las ganas
Esas ganas,
de encontrarte a la salida
y entrar en madrugada
tirados en el cielo
con susurros de oleaje.
Ganas de morder la luna
y respirar la esperanza.

A %d blogueros les gusta esto: