Tiempos de Cambalache

Da lo mismo ser un burro o un profesor, un ignorante o un sabio, un asesino o un albañil…, da lo mismo, seas lo que seas, porque contemplamos indignados que no somos considerados todos iguales, lo que no es justo, sino injusto, saltándose por bemoles la constitución y los derechos fundamentales de las personas, pero tratándose de la política y de estos tiempos , pocas cosas son justas.
Siempre ha existido de todo, pero las fuerzas estaban más o menos compensadas. Sin embargo, en la actualidad el mundo se ha convertido en una porquería, llena de “políticos” (que supuestamente representan “al pueblo”…) Famosos y famosillos que van de estrellas y no tienen ni medio vocablo, violencia y vida fácil (que sustituye a los héroes clásicos, y los maravillosos cuentos de nuestra niñez, modistos que no les gustan las mujeres y hacen una moda androgina , sin formas y fomentan la anorexia …Lo que hay que ver) Estafadores y corruptos que viven, si se puede llamar así, una vida regalada a costa del esfuerzo de todos.
Vidas materialistas que no tienen sentido, que son banales y muchas veces, desgraciadas (aunque no de cara al público, claro). Eso sí, se forran. Viven, duermen y descansan rodeados de dinero, y lo desperdician por supuesto. Pero… ¿para qué?, para tener más dinero… Eso es lo peor. Ganan dinero para ganar más dinero, ¿y luego?…, ganar más dinero… Mientras se burlan de las necesidades y de lo fácil que se lo han llevado.
Saben , que nuestras leyes están sin actualizar y castigan más a una madre que roba porque sus hijos pasan hambre …Por necesidad!!
Que robar , para tener Ferraris , dormir en hoteles 5 estrellas , comer en restaurantes Michelin, ir a esquiar a Suiza eso, en este País sale gratis. A estos corruptos.
Que visionario fue este tango , hoy en día retrata como nadie la actualidad. Fue creado en 1935 por Enrique Santos Discépolo que escribió este tango para la película llamada “El alma del Bandoneón”
Actualizando al siglo XXI
siglo veintiuno es un despliegue
de maldá insolente
ya no hay quién lo niegue.
Vivimos revolcaos en un merengue
y en un mismo lodo todos manoseaos.

A %d blogueros les gusta esto: