Momentos…

sonreir

toquecitos-de-sabrosura

Toquecitos de sabrosura

Saludos de buenas noches.
Los duendes de las letras me acompañan, un saludo, un momento de sonrisa, que es un conductor extraordinario de energía en positivo.
Y también una reflexión de estas mías, el otro día a cuento de esto de las elecciones americanas.
Visto lo visto del resultado, me entro curiosidad y me puse a navegar por esta cajita, desde donde os escribo , con ayuda del S. Google, que es super-listo. 😉
Pues , da un poco de mieditis lo que, de la presidencia de este personaje se cuenta.
Sabíais, que Notre Damus, además de muchas otras, predijo, su elección y que predijo, sería el último.
Espero, que como la profecía del fin de Mundo, que tanto nos repetían por todos lados, hace unos años, y que no se cumplió, esta sea, otra equivocación más, y tampoco se cumpla.
Todavía, no se ha instalado, y ya la esta liando, que le gusta a este hombre el postureo, el aplauso fácil y la sonrisa cómplice, y ese color de pelo, rubio platino, a tono con su piel, color zanahoria, todo un personaje, que chirría de sólo verlo, y al que ya le han salido imitadores.
A mí, que se monte un show a diario, ni me preocupa, por aquí eso también lo conocemos, nuestros políticos, son muy versátiles , lo mismo nos hacen un roto, que nos cosen con apaños, un descosido.
Lo que me preocupa de este, que aunque nos pilla lejos, tiene cosas de largo alcance, que nos pueden hacer pupa a todos, espero tenga las manos quietas y no toque botones que no entiende…
He dicho!
Y cuando encienda las velitas en casa pediré, porque nada de lo dicho por profetas, sobre estos tiempos revueltos se cumpla; al menos, no tan malo, como nos lo dejaron impreso.
Que tengo la firme intención de durar mucho, si la salud me acompaña, claro esta.
Pienso dar mucha guerra todavía.
Y me queda tanto, por hacer… Por amar, por decir, que ni se les ocurra a nadie, quitarme la intención 😄
La vida y yo, hemos hecho un pacto, cuidarnos mutuamente, yo nunca la dejo de ver bonita y siempre la miro a lo Van Gaal 😉
Y ella, me deja cumplir mis cosillas. Esas pequeñas cosas, del día a día, que me hacen tan feliz, quizás por lo simples, porque ya cada vez más, una, necesita menos cosas, y más afectos.
Esos, son como el chup, chup, de la buena cocina, nos enriquecen…
A que si? 😄
Pues claro!!

vive

Carpe Diem!

A %d blogueros les gusta esto: