Felicidades corazones.

hilo-rojo

Un brindis de corazón, para celebrar el más hermoso de los sentimientos. El AMOR!
Todos los días se debe cuidar. TODOS!
Pero hoy, se le festeja , se le embellece, se le agasaja, cada cual como le sale del corazón y de su individual forma de expresar sus sentires.
El amor no tiene edad, porque el corazón no tiene arrugas y nunca desiste a la esperanza.
Yo, que ya tengo una edad; y que me encuentro en la media tarde de mi vida, que adoro la ternura, los abrazos, las sonrisas, y las ganas de seguir queriendo, hasta que me caduque la vida… Sigo creyendo en el amor, a pesar de todo…
El camino no siempre ha sido fácil, la vida nada se parece a los cuentos del : Y todos felices, comieron perdices, colorin, colorado…
Los mitos, se nos van cayendo por el camino, a medida de que vamos madurando, y aprendiendo,  que cabeza y corazón,  pocas veces, van a la par.
Curadas  las vivencias pasadas, que pasadas se quedan;  hay que seguir caminando por senderos renovados  con ilusión, gestionando la actitud y las emociones, en el largo recorrido en experiencias, dulces, saladas, amargas, tiernas, picantes, que de todo hay en las infinitas gamas de texturas  y en las estimulantes recetas de los sentires.
Nunca hay que dejar de apostar por lo autentico, lo de verdad, lo que se da pocas veces. Simplemente aceptarse, como se aceptan las pieles desnudas habitadas por algunas cicatrices, y esas arrugas cinceladas  por  el arquitecto tiempo , y   esculpidas  en nuestros cuerpos perfectamente imperfectos .
Asumiendo y aceptando las décadas, las decepciones, que lo importante es querernos y aceptarnos, con nuestras imperfecciones;  que los únicos que no se arrugan son los robots, pero  esos, ni sienten ni padecen.
Os invito a seguir inventando guisos nuevos,  para ese libro de los sentires… A fuego lento y con ingredientes sanos para la salud.
Felices amores y a cuidar muy mucho el hermoso mundo de los sentires!!
Y que no nos falten las maravillosas endorfinas,  terapéutico placebo  natural de nuestro cuerpo,  mente  y   sentires, porque los sentimientos son  la homeopatía del corazón. Son esos  hilos rojos del destino, que a  veces se pueden  enredar, contraer y estirar, como seguramente a menudo ocurre, pero nunca se puede romper, si están destinados a encontrarse.
Que disfrutéis de una noche inolvidable. 😉
Ser felices!!!
Muacksss.

A %d blogueros les gusta esto: