Ser adultos, no nos inmuniza ante la idiotez.

Las décadas nos van cambiando,tanto física como mentalmente, es inevitable .
Ni las arrugas de los 50 y tantos , ni las roturas de huesos que nos puedan acaecer, nos van a arruinar las décadas que nos queden.
Es inevitable el cambio de nuestra anatomía, pero las propiedades de sumar años también tienen su parte buena, ganamos dulzor que es bueno para la salud , nos volvemos más selectivas , pero exquisitas . 😉
Al igual que el buen vino, nuestros taninos mejoran  la salud, de los que nos aman sin egoísmos y viceversa.
El amor y el cariño de los que queremos, es el más potente de los antioxidantes para mantenernos vitales, rebosantes de alegría y salud. Las emociones guían y modulan nuestras vidas; son nuestro motor, constituyen el impulso que nos hace avanzar.
Y eso se expande, como los flavonoides de la piel de las uvas, nuestra piel embellece y al mismo tiempo rechaza los radicales libres.  Nos inmuniza.   😉
Benditos antioxidantes de afectividad.  No creéis?   🙂
Dosis diarias, repletas de abrazos y besos, que no cuestan nada y que tanto nos reconfortan “arreglándolo todo”.
No permitamos, que nadie nos extropeé las décadas que nos queden. VIDA, sólo hay una!
A saber si volveremos, pero por si acaso, mejor vivir la nuestra, cuidándonos muy mucho, de los “Diógenes sentimentales”. Que todo lo enmierdan.
Vivimos unos tiempos en los que la gente se va aislando más de lo que debiera, dependiendo demasiado de las tecnologías , descuidando y olvidando lo cercano, su mundo real…
Y se llenan la cabeza y su día a día de historias y películas, que probablemente nada tienen que ver con lo que imaginan.
Crecen los solitari@s, las familias monoparentales, algunas, por elección propia, muchas porque sus parejas, temen los compromisos, y otras tantas,  por descuidar lo que realmente importa, no alimentando el amor de sus parejas, dando prioridad a aventuras que en la mayoría de los casos, arruinan familias y parejas.
Amar no es un juego, por eso es tan exquisito, encontrar una pareja a la par, porque amar,  es cuidar a diario, para seguir alimentando el amor, vitalizando las ilusiones y nutriendolo de ternuras.
Hay que tener muy claro las prioridades en la vida, y quien tiene una pareja, como opción, no merece ni respeto, ni fidelidad. Sino un adiós, que te vaya bonito!!
Y suerte para la próxim@, porque quien actúa así, nunca aprenderá a jugar limpio, porque no conoce el respeto al compañer@ con el que comparte la vida, este tipo de depredadores, nunca se sacian de consumir para rellenar de ese modo sus insuficiencias. Son bulímicos del amor y buscan sustituir sus carencias de sentimientos, tragándoselo todo y arrasando todo a su paso. (El áspid) es el animal más parecido a este tipo de personas. Se arrastran y cambian de piel a conveniencia. Roba e invade los sueños, y nunca juega  limpio. Su especialidad, con todo, es aprovechar la menor oportunidad para asestar su picadura y a diferencia del animal, no es mortal, pero si, suelen dejar secuelas.
Tienen una idea distorsionada del amor y de la familia, amigos de cuidar lo superficial y valorar lo novedoso. La honestidad, la conocen poco.
Porque  sino los descubren , juegan a varias bandas,  permaneciendo en la comodidad de ese hogar, que prostituyen cuando no respetan a las personas que en el viven y se supone son su familia, lo más importante que tenemos.
Es un trabajo diario, que si no sientes, si no te llena, es que no amas.
Demasiadas parejas acomodad@s, de ambos sexos, que buscan y rebuscan , la manera de llenar sus soledades en compañía. Pero sin ningún nexo que ya les una afectivamente.
Mientras tanto, son como parásitos en busca de presas: Dóciles, sencillas, autosuficientes y que no les den quebraderos de cabeza.
Mientras tanto lo natural, les dura, lo que tarde en gastarse, el barniz del camuflaje.
Yo creo que el AMOR, es algo precioso, para permitir que nadie vomité sobre el.
No son nada buenos para la salud sentimental, mental y física, los malos amores.
No consintáis malos zumos, cuando podéis tener zumos 100% autenticos…
Haceros el favor de no dejaros atracar, por parásit@s del amor, que así el vuelo será más liviano y el paisaje más bello.
No es bueno, conformarse con los minutos sueltos, con las migajas, con el engaño. Eso siempre pasa facturas…
PD: Con esta reflexión, no pretendo dar lecciones de nada, simplemente es una opinión, la mía, que ha visto demasiadas familias destruidas de esta manera y no paran de crecer, lamentable, lo poco que se cuida el amor y lo fácil que les resulta a much@s sustituirlo.

 

A %d blogueros les gusta esto: