De que depende, tu vida? Sólo, de ti, depende…

IMG_20170505_121552

Como pasa el tiempo eh?
Hay que aprovecharlo, que esto de vivir , no es para siempre, por eso hay que sazonar y decorar de armonía la existencia, combinando imaginación y muchas dosis de paciencia.
Sazonando la vida de ternuras, sin ahorrar, sin ser racan@s, con lo que nos alegra y llena la vida de esas pequeñas cosas, que son las más importantes.
Porque la vida, es una compañera que hay que tomarla como una amiga, abrazarla a diario, bailar con ella, sonreír con ella, cantar con ella, dar y dar sin contar.
A la vida le encanta la positividad, y que nos aceptamos tal y como somos, con errores incluidos.
Todos sabemos que la vida pasa por toda la gama de colores del arco iris, incluidos blancos, negros y grises tirando a chaparrón.
Pero siempre sale el sol, de detrás de las nubes, lo que cuenta es vivir, sin dejarnos anestesiar por las circunstancias.
El hombre ha buscado la felicidad,desde que existe.
Eva, lo intento con la manzana, porque le debía parecer aburrido el Paraíso, o quizás, el Adán. Qui lo ça!! 🙂
Saltándose la prohibición , quiso ponerle chispa y emoción a lo fácil, lo rutinario, lo cómodo…
Mientras el Adán se dejaba hacer, ella, arriesgo. Aunque, aún pagamos todos su mordida, la reprimenda del Paraíso, fue castigarnos a tod@s, con el purgatorio.
A saber, si encontraremos el Paraíso tal cual lo dejo Eva. 🙂 O ya lo tengan más animado y sin prohibiciones :))
El miedo a perder lo que nos hace felices, por apego, costumbre o comodidad, impide que nos arriesguemos a buscar más felicidad.
La mayoría prefiere quedarse en la rutina conocida, la zona de confort, porque le tenemos temor a encontrar una pasión, una alegría duradera.
Aunque no es oro todo lo que reluce, hay que salir de las zonas de anestesia.
Vida solo es una!!! Vivirla sin regalarla, que no tenemos siete!
Por eso, os comparto una receta. 🙂
Chup, chup, al rico aroma de la vida.
Dificultad: Mínima
Cantidad: Para toda la vida…
Ingredientes:
1 Kilogramo de recuerdos infantiles.
2 Tazas de sonrisas.
2.5 Kilogramos de esperanza.
100 Gramos de ternura.
5 Latas de cariño.
40 Paquetes de alegría.
1 Pizca de locura.
8 Kilogramos de amor.
5 Kilogramos de paciencia.
Preparación:
Limpia los recuerdos, quitándoles las partes echadas a perder o que no sirvan. Agrégale una a una las sonrisas, hasta formar una pasta suave y dulce.
Ahora, añade las esperanzas y permite que repose, hasta que doble su tamaño.
Lava con agua cada uno de los paquetes de alegría, pártelos en pequeños pedacitos y mezcla con todo el cariño que encuentres.
Aparte, incorpora la paciencia, la pizca de locura y la ternura cernida.
Divide en porciones iguales todo el amor y cúbrelos con la mezcla anterior.
Dejar reposar dos horas, veinte años y aún mejor, toda la vida…
Sírvelo con mucho amor y disfrútalo siempre con los que te quieren, procurando no fallarles.
Feliz tarde – noche amig@s- Muacksss a vuestra amistad y afecto
Ser felices!!

A %d blogueros les gusta esto: