Mis soles, mis arenas…

cabañas1
Se terminaron las vacaciones, y el verano se nos agota.
Penita, penita pena, tengo …
Me encanta el buen tiempo, los largos días de luz, para disfrutar del mar y sus serenas puestas de sol.
Me encanta el terraceo, las charlas, las risas, la vida , la conjugación de verbos, el amor.
En verano, se extiende con el sol, el abecedario entero con su vitamina D, reforzando escasez de letras para el largo invierno.
Cargando de energías nuevas las estrofas , que en los largos días del invierno, ordenare o desordenare, dependiendo de la luna, del sol, de mis emociones, y de esas pequeñas cosas que llenan los instantes y que nos llenan el folio en blanco del día a día.
Porque la vida, es un ir y venir de emociones, que tomamos, marcamos, subrayamos, releemos y aplicamos.
Y cuando las emociones invaden, me da por coser letras, una, y luego otra y otra, a veces desnudándolas y otras las dejo a medio vestir, porque se me azoran…
Claro que no siempre que intento ordenarlas me ayudan, las muy pícaras, se me revolucionan más de lo que me ayudan 🙂
Y creo que piensan que todo tienen su momento y necesito de mis duendes para hacerlas bailar, pensar es importante, bailar y sentir también.
No se escribir en horizontal… 🙂
Las letras y sus expresiones, su orden y desorden tiene un componente físico, te atraviesan el alma o simplemente te entretienen. Pero si te paras un segundo y las miras, es que algo, bueno, malo, o indiferente te han provocado. 😉
Sea como sea, sentir es importante.
Las letras, ondas expansivas que pueden provocar seísmos en las emociones, pero de los buenos.
No como los del tarado Kim Jong-un, que con eso de jugar a los petardos, nos puede borrar del mapa el día menos pensado.
En fin amig@s, ya cosiendo letras de nuevo y deseando que hayáis tenido y disfrutado de un estupendo verano.
Ser felices!!
Muacksss

 

A %d blogueros les gusta esto: