CASUALIDADES.


Sabéis eso de que nunca te encuentras a nadie, y en un día te aparece casi todo el mundo. Pues eso…
Ayer en la mañana, salí de compras, a mirar zapatos, que ahora están a muy buen precio, los que a mi me gustán y aproveche.
Saliendo del comercio, me topo de frente con mi amigo de infancia J.A. que hacía exactamente un año no veía, coincide la época de fiestas, un año exacto. Casualidades de la vida, casualidades…
Hombre Carmen, ya era hora!
Llevo tiempo, buscándote haber si coincidimos, y nada que no te encontraba, un abrazo.
Le pregunte a Cuca, si te veía, y me dijo que si, algunas veces, por el mercado y en la terraza del café donde paras en las mañanas, porque ella vive, en la misma céntrica calle. Pero ella, no tiene mi teléfono, ella, es compañera de colegio desde niñas, pero amiga, es más amiga de mi amigo que mía. Res de teléfono!
Con lo cual, llevo dándome paseos haber si coincidíamos, pero ni por asomo; cambie de móvil y perdí números, y el tuyo entre ellos.
En verano, no bajo tanto en las mañanas, algún día puntualmente si quedo con una amiga, están la mayoría de veraneo, aunque muchas veces si bajo a comprar, paro en donde siempre , ahora me gusta aprovechar la terracita, leer la prensa, mientras me tomo el café  y cuando hay cruceros, esta lleno de guiris, el dueño habla inglés y paran mucho allí.
Veo que un conocido tuyo, para en la de al lado, están siempre allí en las mañanas, con un grupo de gente, luego esta la del casino.
Bueno ya nos hemos encontrado así que apunta…
Tomamos un café?
No, me viene un matrimonio amigo, de Madrid, tu seguro les conoces, ya te contaré quienes son, vienen a comer, se marchan a la fresca para Cangas, a pasar unos días.
Y tengo que llegarme al mercado a por unas cosillas que me faltan, no puedo pararme hoy, otro día, quedamos y ya me cuentas, que tal te ha ido, en este tiempo que no hemos estado en contacto.
Si, ya te llamo. Ok
Y así quedamos, con charlita pendiente.  🙂
Le conozco desde siempre, nuestra pandilla; eramos más jóvenes que ellos, nosotros aún íbamos al instituto y ellos, ya estaban en la Universidad, que tiempos aquellos!!
Que juventud más bonita la de antes, a pesar de lo rígidos que eran nuestros padres en cuanto a libertad de horarios, el mío se pasaba!
Me tenía harta!
Recuerdo que todos mis amig@s tenían más libertad de horarios que yo, con lo cual, siempre o me quedaba o me arriesgaba a volver haciendo dedo.
Al ir, mi amigo Gus, que tenía un seiscientos, nos llevaba a todos, como abultábamos poco, cabíamos hasta 12 :))
Eran otros tiempos, ahora, nos hubiese caído más de un paquete, por tamaña barbaridad, ibamos enlatados hasta Pontedeume.
Nunca , nos paso nada, gracias a Dios.
Ni siquiera a mí, al regreso, puesto que no me podía quedar hasta tarde, tenía que estar en casa a las 10 en verano.
Y ya, os podéis imaginar, a esa hora, nadie regresaba, solo menda lerenda!
Tocaba hacer auto stop, con la gran suerte de que siempre me recogieron familias, tuve mucha suerte, si es ahora, menudo peligro!
Pero, si mi padre se enterase de lo que hacía, le daba un patatus!
Él, con su rigidez , conseguía, mi exposición al peligro, no atendía a razones, era muy cabezota, intransigente y creo que me casé tan pronto, bueno además de porque estaba enamorada, por escapar de sus controles. Era agobiante! MUCHO!!
Lo curioso, es que con mis prim@s cuando venían de Sevilla, era de lo más moderno, y todo le parecía bien, mi prima Se, fumaba y nunca le dijo nada, si lo hacía yo, me montaba la mundial!
Con mis primos, me dejaba salir hasta más tarde alguna vez en verano, pero como tampoco venían por mucho tiempo, pues lo bueno duraba poco.
Yo, que se, las pájaras mentales que mi padre se hacía, el pobre.
Lo, curioso es que precisamente él , en su juventud, no fue un santo precisamente. Ainsss!!  que se cree el ladrón que todos son de su misma condición!  :))
Bueno, y porque al abortar mi madre del segundo hijo, todo se concentro más en mi, tanto, que quería ser mayor cuanto antes, para volar del nido.
Recuerdo que mi abuelo ( Al que adoraba) me dejaba hacer, sabría él, con once hijos que tuvieron.
Me veía con mis primos, patinar agarrada a sus bicis , ya que no se andar en bici, nunca me quisieron comprar una, por miedo a que me pasará algo, OTRA PÁJARA MÁS!
Me iba con mis primos a por fruta, a mi me tocaba subir al árbol, un día nos pillaron y todos escaparon, yo también porque el hombre era mayor y no corría mucho, que sino, me hubiese pillado en plena copa, pero el siete del vestido no me lo arreglo nadie. La que me lió mi madre, no hacía ni un mes que me lo había hecho y ya lo había roto. Pero merecían la pena, todos y cada uno de los broncazos,  disfrutábamos cada uno de los  juegos, no parábamos…
Ainsss, me noto un pelín nostálgica!
Los tiempos de juventud, fueron muy buenos.
Y a pesar de que mi padre era muy recto, que conste que me adoraba Eh!!
Lo que pasa, que en aquellos tiempos de mis jóvenes décadas, la mayoría de mis amigas, padecieron lo mismo, era otra mentalidad la de ellos, pero sobrevivimos y fuimos muy felices igualmente.
Eso sí, hubiera sido estupendo, un poquito más de libertad. En la buena dosificación esta la clave.
Bueno corazones, que disfrutéis del sábado, yo pienso hacerlo, toca meneo de esqueleto.   :))
Abrazos!! Y genial FINDE!!

bliss

A %d blogueros les gusta esto: