Mi pequeño gran tesoro.


¿Y tú, qué recuerdas del día en que nació tu hijo?.
Yo, estos días proximos al cumpleaños de mi peque, saboreando recuerdos, grandes momentos el de la llegada de un hijo al mundo.
Mi leoncito vino al mundo un 12 de agosto de 1986, a pesar del embarazo tan malo que tuve, de nauseas todo el embarazo y a veces teniendo que guardar reposo, el parto fue perfecto y rápido esta vez.
Y en ese preciso instante de su llegada, comprendes que el amor a primera vista existe y le estás viendo, observando cada facción de su rostro, de su pequeña carita, sus pequeñas, débiles e indefensas manitas.
Recuerdo, que cuando le acerque mi dedo, a su manita,y pude sentir sus largos y delgados dedos abrazando con fuerza, como si no quisiera soltarse jamás, como si pidiera, a su manera, “no me sueltes la mano”. Me quede embelesada… 🙂
Recuerdo que no paraba de mirarle, de olerlo, es que era guapísimo! Y no es orgullo de madre , que también 🙂
Es que lo era y continua siendo.
Tan rubito, tan bueno siempre.
Recuerdo, de bebito, cuando despertaba y me notaba dormida, no hacía ruído, esperaba.
No sabía él, que me despertaba antes, sólo observaba sus reacciones.
Cada sonrisa, cada lágrima, cada abrazo y cada despertar y explorar con esa curiosidad de los primeros tiempos, de quien descubre por primera vez el aire, el espacio, el tiempo, la vida.
Cuando, me quede sin leche, tuve que cambiar a la de farmacia.
Ahí comenzarón sin saberlo, los problemas, en vez de medrar, se me iba día a día, sólo descansaba en mis brazos, con el calor de mi cuerpo, y su chiquita tripita no paraba de rugir.
Me recorrí S. Fernando entero, médicos de seguro, privados, lo único, cambiar de leche y todo seguía igual, diarreas, sangrados, y el rugir de su barriguita que no cesaba. Estaba sola con un niño de casi ocho años y mi bebe, mi ex, por trabajo, no estaba.
“Aunque casi mejor, que no estuviese, nada se hubiese solucionado estando él”
Apoyo, depende, quizás más presión, no sabía gestionar problemas, te los agrandaba.
La vida, es sabia, tenía que ser como fue.
Mi familia, más cercana vivía en Sevilla y además era mi problema, sólo yo, la que debía buscar la solución.
Mi hijo, cada día pesaba menos y los pediatras la única solución que me daban era llenarlo de antibióticos.
Le estaban destrozando su flora intestinal.
Un día, entre en la herboristería a comprar unas cosas, ese día allí , había un angel.
Y digo así, porque ese hombre que por cierto era médico y además prácticaba la medicina homeopática.
Le llamo la atención mi hijo, que niño más guapo, pero este niño esta malito, sacó una linternita del bolsillo de su bata y le enfoco los ojos.
Acto seguido, me dice, lo que le pasaba.
Me quede ojiplática!
Me pregunto, si quería que le echase un vistazo y por supuesto le dije que si, ya no sabía lo que hacer, me estaba gastando un montón de dinero en privados y nadie, me daba con el problema.
Pues, este Angel, que Dios, pusó aquel día en nuestro camino, salvo a mi hijo, no tengo ninguna duda, de que así fue.
Me dijo, que mi niño, era alérgico a las leches maternas de farmacia, que tenía que criarlo con leche vegetal, que además había que reconstruirle la flora intestinal, que por eso, sangraba .
Mi hijo era alérgico a la leche de farmacia, le críe con esa leche vegetal, que por aquel entonces salía carísima.
Bendito sea mil veces este hombre, no le volví a ver.
Mi hijo mejoró, día a día, nunca más tuvó problemas y fué un niño sano y saludable siempre.
Hoy, ya un hombre, fuerte y guapo de 1’90 de altura
Y que dentro de 5 días estará de cumple y no se que comprarle, porque tiene de todo.
A mi nuera, que también es leoncita y cumple este mismo mes, con diferencia de unos días uno de otro, ya le he cogído unas preciosas sandalias.
Los días se me reducen y sigo con la pregunta de que le compro?
He pensado , preguntarle a mi nuera, que será lo que termine haciendo, haber si sabe de algo, que le apetezca mucho.
La luna , no puedo bajarsela, pero si pudiese :)))
Ainssss…
PD: Mil gracias a este angel, que un día se cruzo en mi camino y salvo la vida de mi hijo, dando con un tratamiento que lo saco adelante, si por casualidades de la vida, alguien conoce la “Tienda Santiveri” de la calle S. Rafael en S. Fernando -CÀDIZ. Ese médico homeopático hacía consultas allí , unos días a la semana.
De esto hará 30 años, no se lo que habrá sido de ese hombre, pero que Dios lo Bendiga, fue un ángel para mi hijo y para mi.

A %d blogueros les gusta esto: