Adieu Charles.

paris

https://elpais.com/elpais/2018/10/01/gente/1538412017_187536.html
Se fue la voz que le cantaba tan bonito al amor, se apago ayer como el quería, cantando hasta el último adieu.
Y a mí, que me emocionaba tanto escuchar su voz, lo bonito que cantaba, quiero pintarle unas nubes blancas que le lleven un mensaje al cielo, donde seguro les estará cantando , esa Bohême, que tan bien sonaba en su preciosa voz.
Y que seguro enamorara a ángeles y algún demonio, que otro… 🙂
Yo, que desde mis años jóvenes, te escuche por primera vez, y que tan bonito sonaste en mis oídos, te digo Adieu.
Seguro que ahora, que estás cerquita de las estrellas, memorizarás cada una para seguir componiendo y cantándole a los sentimientos del corazón. Y conseguirás que nos lleguen reflejos de luces de tu voz, para alumbrar nuestros caminos.
Al fin y al cabo, todos somos partículas efímeras de un tiempo más o menos caducable. Por eso mismo, cuando se ha sembrado tan bonito, siempre quedarán en nosotros los recuerdos de los instantes, cada mirada, cada sonrisa, cada caricia… Incluso de los tic tac del tiempo puesto en olvido, para poder mencionarlos. Pero en la memoria de los recuerdos bonitos.
No sé si alguna vez os habrán mirado a los ojos y os habrán dicho algo que os haya hecho pensar. A mí sí.
Me han mirado a los ojos y me han dicho… 🙂 Y a quien no, alguna vez. Escuchando a Charles. 😉
Ahora desde esa tu distancia, más allá de las nubes, en un cielo de cuento, tan azul, como los momentos bonitos de alguna de tus canciones.
Desde tu infinito, no te obsesiones con el horizonte. Ya formas parte del Universo.
A pesar de lo separados que estén nuestros caminos, siempre querré verte con una sonrisa de oreja a oreja y que cuando caduquen mis días, te escuche a mi llegada, cantando la Bohême. 😉

RIP, MAESTRO.

d1fce9038c3044e8752ceac077132201-764345270.jpg

A %d blogueros les gusta esto: