Otro noche en blanco.

Yo, que nunca he tenido problemas para dormir, ahora tengo días en los que Morfeo llega, pero no se queda mucho tiempo. Con lo cual, mi sueño es a ratitos, o ya por cansancio a la amanecida.😴
Ayer, como el tiempo no daba pasado, le he dado al reseteo.
Y me remonte a mis amores pasados. Nunca he sido enamoradiza, ni siquiera en la edad del pavo. No soy de medias tintas.
A mis 16 años me enamore de ese amor de juventud que tuvimos todos, sano, sin más, yo aún estaba en el instituto y él, ya estaba en Madrid luego término su carrera en Marin. Y a partir de ahí la vida nos separo.
A los 18, conocí a Didier, se quedo tan pillado de mi, que en verano del año siguiente regreso, con el propósito de llevarme con él. A mi padre, casi le da un parraque, y tampoco tenía yo pensado por aquel entonces cambiar de País, ahora no me importaría. Que habrá sido de él…
Luego conocí al padre de mis hijos del que me enamore ,aunque no me fije en él, cuando nos vimos, sino en su amigo, pero él, me gano, a los nueve meses de conocernos nos casamos y le quise con toda mi alma. Y un día, desperté…
Al cabo de los años, volví a coincidir, con mi amor de juventud, él casado, yo también. Y ya divorciada, le vi de nuevo, hará un año, por la Coruña donde vive ahora, ya retirado, y me impresiono ver lo cambiado que estaba, sus preciosos ojos azules se apagaron y su sonrisa era tan sólo un rictus. Sin hablar, supe como se sentía. Sentí pena…
Destino quizás, a veces como la vida, es puñetero. Cargando mochilas que no sabemos soltar, por hijos, por cobardía, por status, por dejadez y no lo entiendo, vida sólo es una, sino eres feliz, porque no cambiar, soltar lastres, la vida pasa y nadie te compensara de la vida regalada. Amar, también es dejar ir. Y crecer y aprender a querernos, y aprender también, a ser un poco egoístas de nosotros mismos.
Eso me lo aconsejo mi hijo, un día se sento a mi lado, en plan padrecito y me dijo: Mira mama, tú ahora que nosotros ya volamos solos, tienes que pensar en ti, aprender a ser egoísta y pensar primero en ti, que ya va siendo hora. Nunca lo has sido, aprende a serlo. Y en ello estoy, sin olvidar por ello a mis seres queridos. Que una es como es…
Ya cinco años que me divorcie; enamorarme no me he vuelto a enamorar, si tuve una relaciòn de un año con un hombre, casi 20 años mayor al que quise, y al que guardo mucho cariño, adoró su forma de ser, tranquilo, tierno, inteligente, detallista, me cuidaba y me sorprendía día a día con su inteligencia, tiene una mente prodigiosa, al igual que cuida su cuerpo, en este caso mente y cuerpo van unidos, admiro su implacable tesón y su disciplina diaria, influye que dedico su vida a la medicina y ahora, disfruta de lo que le llena, el deporte, la lectura, la música… Le admiraba, y le admiro. Me aportaba calma, ternura, y me cuidaba. Pero…no me enamore.
Las tisanas, que me preparada cuando me resfrié, aquel invierno, mano de santo 😇 le quise. Quizás, si no nos separarán tantos años, o en otros años.
Cuando por primera vez, me pregunto , si me iría a vivir con él, no pude responderle. Y me continuó pasando , las dos veces más, que me lo sugirió, hasta que fue evidente, que no lo harìa.
Me alejé queriéndole, pero no estaba enamorada, llegaría a estarlo? Quizás, él reune casi todo, inteligencia, saber estar, atractivo, y físico a pesar de su edad, no tiene carencias de momento, pero no podría soportar ver su declive dentro de 5 años, él lo entendió. Él busca, el relax del guerrero, quiere una vida más tranquila y aunque yo también, me gusta salir de vez en cuando, a cenar, a bailar, escapadas de finde. Yo me siento, muy vital todavìa y con ganas de muchas cosas no vividas. Y él, que también es tremendamente vital todavía, ya lo ha vivido casi todo, ademàs de haber viajado por casi todo el mundo.
Le tengo un gran cariño, y estará presente en mis recuerdos imborrables. Y a pesar de que me alejé, me dijo, que quiere que sea feliz, siempre me lo dijo…Era su máxima.
Y en eso estoy… Sólo sumando.
Que tengo solicitudes a plaza de corazòn, si. Pero no me pellizcan la piel, ni tampoco me provocan sentimiento alguno, simplemente amistad. Un amigo mío, me dijo hace dos días, que me dejase querer. No me niego a querer, no me cierro a sentir.
Pero no siento, y no me gusta hacer daño, puesto que sería engañar y no va conmigo, y tampoco me gusta, que me engañen. Esto de los sentimientos, es tan complicado… Hay personas que los tratan como servilletas, de usar y tirar. Prefiero estar sola, a que me utilicen y viceversa.
Espejismo alguno, a veces crees haber encontrado el oasis y resulta que no era más que un falso espejismo.
En fin… La vida sigue, ya es otoño y yo, estoy en él.
Ser felices y no os dejéis atrapar por nadie, que no os demuestre, con hechos, las palabras. Bla, bla, bla. Hugs.

A %d blogueros les gusta esto: