Black Friday

Aprovechando las ofertas del viernes negro, nos hemos pasado la tarde de compras, buscando detalles para regalar en las próximas fiestas, me encanta poner cajitas alrededor del árbol, y ver las caras de felicidad y asombro cuando abren los paquetes.
No hace falta dejarse un dineral, es el detalle y el cariño, de acordarse de las personas que queremos, algo que no esperen y que les haga ilusión, disfruto mucho del momento, de verlos abrir paquetes. 🙂
Y eso, que me agobia comprar cuando hay tanta gente comprando.
Ayer tarde, estaba el Corte Inglés de Cuatro caminos, hasta la bandera, unas colas tremendas en las cajas, demasiada calor, era agobiante.
Actuación de un dueto que animaba mucho y lo hacía muy bien, además degustación para niños y mayores, de jamón cortado a cuchillo por dos chicos , cruasancitos, palomitas…
Muy buen ambiente reinante y muy bonito el centro adornado ya con miras a la Navidad.
Hacía tiempo no me llegaba y me resulta más comodo que el de Marineda, sin dudarlo, porque además en un plis , plas, me pongo en los Cantones.
Pero Zara Home, lo debieron cambiar , y no pude comprar una de las cosas que busco para regalar, no se cuando lo cambiaron de ubicación, por eso me di cuenta, que hacía siglos que no pasaba . Encontré, muchos cambios.
Hoy, siguen las compras, cenita y disfrutar la noche después, aunque esta el día muy llorón, nada que ver con la noche de ayer, que se quedo estupenda, en la Coruña.
El fresquito se soporta y es menos antipático que el agua y el viento.
Cenando, se unió a nuestra mesa, por escasez de sitio, un grupo majisimo de Extremadura y América, nos contaron que ayer, comieron en Santiago y pidieron zamburiñas y vieiras , les cobraron 12€ por cada vieira. Como se aprovechan!!
El americano y su mujer, están cotejando comprar casa en Galicia, el señor esta encantado de nuestra gastronomía y paisaje, y eso que no vieron nuestras playas y pueblecitos costeros.
Yo les invité, si se llegan de nuevo en verano, a conocer mi zona, playas y alrededores, y que les haría, esa tortilla de berberechos que al de Kansas le encantaron, pero nunca probaron en tortilla y que me ofrecí para que degustarán. Hay que hacer patria. 🙂
También hablaron, de que la comida americana , no es lo que sale por la tele , el de Kansas , hablo de la carne tan buena que tienen por allí, y que su mujer confirmaba asintiendo.
Lo rico que comió en Miami y New Orleans , los deliciosos cangrejos de río, ( eso si, muy picantes ) cuando su marido la llevo a conocer su País.
Si se llegan en verano, el de Kansas nos prometió hacer una crema, tipo sopa de maíz que su mujer comentó que esta riquísima, ya veremos, ya… 🙂
Mientras tanto, noviembre se nos agota, os deseo una feliz tarde de sábado. Disfrutar y ser felices!!
Hugs always.

A %d blogueros les gusta esto: