Caminata de playa

Se nos va noviembre, hartos nos tenía hartos, menudo humor se gasto este ya caduco noviembre, ganitas de perderlo de vista; claro que, siempre hay, quien te haga bueno. 😄😅
Queda mucho invierno todavía.⛄
Pero hoy, salió Lorenzo, la temperatura ha sido muy agradable todo el día, sin frío, sin viento, con rayitos , débiles porque el sol está muy alto y nos llega sin fuerza, pero que me gusta un rayito!! Lo que alegra el buen tiempo. A que si? 😉
Pues claro!!
Y aprovechando, que el tiempo acompañaba, nos fuimos a disfrutar la tarde a la playa, y acertamos, se estaba divino.
El mar, precioso como siempre.
Los surfistas entrenando , a ellos no les achica la temperatura del agua, ni el tamaño de las olas, puesto que a mayores sean, más les gustan.
Y hoy estaba el mar, bastante sereno.
Caminamos una hora, por la zona del lago, su crecida, corre el riesgo de desbordarse por algunos tramos, muy a nivel del paseo, si nos llega diciembre tan llorón como el caduco noviembre, me temo que desbordara. Sin duda las familias de patos que se paseaban por sus aguas, estaban encantadas de la generosidad de sus aguas.
Nos impresionó, lo numerosos que eran,y lo bien comidos que se les veía.😄
Cuidado patitos, que llega la Nochebuena…🦆🦆🦆🥫
Había algunos pescadores en sus orillas y al pasar me pico la curiosidad de saber que pescaban.🤔🧐 Evidente, les pregunté: Me respondieron que carpas y munges.
Lo de las carpas aún, los munges son como ratas de agua, comen toda la porquería, eso sólo lo pescan los chinos en el puerto. Pero ya me enteré , que hay más gente que los pesca 🤦😝
Quiero pensar,que los quieren para carnaza. En fin…😣
Ostras, y ahora que lo pienso…🤔no será que los chinos usan los munges para zushi…🧐😲
Dejamos los pescadores atrás, y avanzando al otro extremo del paseo, donde la playa, tiene un paisaje rocoso, a veces lunar. Claro que nunca he subido a la luna, ni siquiera a Marte, todo lo más que asciendo es soñando 😂😂😊
Rocas y agua y nada más alrededor. Y cuando Neptuno saca tridente, la puntilla de sus olas eleva sus volantes hasta los picos altos del acantilado.
A los que somos de costa, nos circula por las venas, mitad sangre y la otra agua de mar, el mar nos tiene abducidos😂
En serio, le pierdo de vista un tiempo, y le echo de menos, el sonido de las olas, su olor, la sal, sentir la arena.
Es como un amor imposible a veces te arrulla y otras te asusta, por lo poderoso e imprevisible. Al regreso paramos en el chiringuito de la playa, a disfrutar de un café y disfrutar de las buenas vistas con los surfistas, cabalgando las olas. 🏄🌊
Y después de un relajante día, toca soñar, haber si soñando, averiguó si tiene mar la luna 😉😊🙋

A %d blogueros les gusta esto: