Deshojado de sonrisas.

La sonrisa, y su hermana mayor la risa, es la curva más hermosa y favorecedora que conozco.
Cada día, es una vida en miniatura y un más que importante motivo para sonreír.
Parece ser, que las personas risueñ@s vivimos más, somos más empátic@s, comunicativ@s y emocionalmente más equilibrad@s.
Me siento identificada con la descripción.
Incluso en esos días de momentos malos, procuró sonreír.
Sabíais que en el siglo XIX un médico francés ( Guillaume Duchenne ) realizó un estudio sobre los tipos de sonrisas, y le pusieron su nombre a una en su honor la ( Duchenne ) también llamada la sonrisa genuina, por lo bien que nos sentimos cuando se expresa, dado que implica canales neurológicos relacionados con los centros emocionales del cerebro y la zona del córtex que regula la parte intelectual.
También hay de las llamadas feas, las forzadas, incómodas, atravesadas, falsas. Muy propias del clero y la política y los banqueros, además de, esos falsos personajes, que a veces nos topamos en los caminos de la vida.
Y sin duda, las más hermosas, limpias ingenuas y adorables, las de nuestros bebés.
No me olvido de las sensuales, tiernas, rellenas de picardía, amor y deseo.
Resumiendo, algunas sonrisas son felices, otras solidarias. Y otras demasiado hipócritas, ni con sonrisa se les alivia la faz. 😄
PD: Nunca perdáis la sonrisa. 😉🙋

A %d blogueros les gusta esto: