Noche de Epifanía.

Los niños pequeños no deben saber que nosotros ya no podemos poner los regalos y que son los padres los que nos ayudan porque si no…
¿Qué pensaríais de nosotros?
¿Se perdería la magia? No creéis?
El secreto, solo se puede compartir con niños responsables, que ya pueden entender que nosotros: Melchor, Gaspar y Baltasar, ya estamos muy viejitos, que llevamos siglos llenando de magia la noche de Reyes para dejaros alguno de los regalos ya que la lista que nos soléis mandar en muy larga y ya no podemos cargar tanto. ( Hoy, sobre todo los de ese lado del mundo, pedís demasiado, y con tanto no sabéis a que atender, y también os cansáis demasiado rápido de todo)
(Un pequeño tirón de orejas, porque hay niños que no tienen nada) Además ahora, con Papá Noel, habéis doblado los pedidos.
Consecuencias del mundo consumista, permisivo y en deriva que vivimos.
Yo, Melchor, a veces me pongo refunfuñón. Resultado, de experiencias de tantos siglos viendo cosas, y gracias que tengo mala visión, y cada año, se me complica más.
Gaspar, también tiene lo suyo, anda muy lento y camina con ayuda de un bastón, esta esperando, que le operen de la cadera, pero por Oriente, la sanidad está fatal, no sabéis lo afortunados que sois en España, todavía funciona bien; aún, con sus carencias, que ya se notan y mucho, por algunos sitios ( sino se la cargan del todo) nosotros, aunque llevamos siglos trabajando no somos ricos.(No somos políticos) A estos, ni la hora!! Son unos INDECENTES!! Aprovechados, vagos, mentirosos, trileros…
El viejo Baltasar; tiene problemas de oídos, le produce vértigo y se orienta muy mal, y como no disponemos de GPS, imposible llegar a tiempo.
Debido a los inconvenientes hemos contactado con los padres y todas las personas que quieren dejaros una muestra de cariño y está noche nos echan una mano, padres , madres, hermanos mayores, tíos, abuelos, nos ayudaran y harán nuestro trabajo, mejor que si fuéramos nosotros mismos.
Algunos padres también están enfermos o sin trabajo, y algunos niños no tienen papás, por eso delegamos en hermanos, tíos, primos, para poder seguir llenando de magia la noche de Epifanía.
Mañana desde Oriente, nos alegraremos de las caritas de alegría y sorpresa cuando vuestras manitas vayan abriendo los regalos.
A pesar de los tiempos, a pesar de las modas, a pesar de las tecnologías, a pesar de los políticos, a pesar de todo y más! No permitir, que se rompa la magia de la inocencia, dejar que los niños sean niños y disfruten como tal de esa etapa, que siempre recordarán con mucho cariño, si se siembra bien.
La inmadurez es una loba insensible que devora etapas mal gestionadas.
Y la inocencia, candidez e ingenuidad de un niño, es lo mas tierno y hermoso del mundo, como para segarlo con anticipo.
A todos los niños y niñas del Mundo. Os quieren mucho.
Vuestros Magos de Oriente.
Melchor, Gaspar y Baltasar.

A %d blogueros les gusta esto: