Archive for julio, 2020

A veces.

A veces eres feliz, disfrutas, sonríes, no tienes miedo a nada.
Instantes, que la vida es eso, nada tan bonito como parece, ni tan fácil como para cerrar los ojos y no ver el presente que tanto nos ha cambiado, expectante tiempo de mascarilla.
El mayor estigma del ser humano, echar de menos aquello que ya no tiene.
En estos días de estío, me he planteado todas las preguntas que se le pueden presentar a una mente inquieta, como la mía.
Es innegable que al ritmo vertiginoso que avanzamos lo normal es sentirse perdido cuando la vida nos frena en seco, lo que parece que no entendemos es que a veces es bueno pararse, respirar y recordar que, por muy complicado que sea el presente, vivir con el ojo puesto en el pasado no es la solución.
No somos invencibles, (por si algunos se lo creían) llegó un virus coronado y nos hizo, más que la puñeta a nuestra cotidianidad.
Resucitando páginas de libros olvidados,entre mitos y leyendas, como si fuese el único refugio seguro, leyendas antiguas, de otros tiempos sin mascarilla, que nos recuerdan que no somos intocables. Somos vulnerables y es muy fácil quebrarse cuando no sabemos los “Porques”…
Fundamental conservar la cabeza en calma , tras meses encerrada por reformas; las obras, no han hecho mas que comenzar para acostumbrarnos a la nueva cotidianeidad, que no resulta fácil.
Sólo somos personas intentando vivir lo mejor posible, con la mano de cartas que la vida nos ha dado y sobre todo, que la verdadera utilidad del pasado está en quedarse atrás para que no vivamos una vida en retrospectiva.
No hay princesas en castillos, no hay superhéroes al rescate, ni hadas madrinas que nos salven, tampoco alfombras voladoras, ni ángeles con alas, no hay finales felices. ( O si? ) 😉
Todo depende, de que depende? De nosotros mismos👍
No hay principio sin tristeza; nacemos llorando y morimos viendo como lloran por nosotros. y entre una y otra lágrima, una sonrisa entre medias.
La vida son… Instantes
De esta, también saldremos👍🌹

Los comentarios están cerrados

Guiño a la nostálgia

Suficiente dos miradas,
suficiente dos sonrisas, para seducir el día.
Y en esa, caricia de miradas,
encontrar refugio.
Necesidad de ausentes abrazos, endulzados de complice luna, en estas noches recortadas de verano pandemico.
Besos de almizcle y canela
Necesaria necesidad, de la vida de antes, donde respirabamos sin mascarillas, nos tocabamos, nos reuníamos sin miedos, sin imposición de horarios, demasiadas normas. No podíamos imaginarnos nada igual, es duró, nada fácil de llevar.
Ni siquiera se, si volverá a ser lo mismo. Y tú?
Me cuesta aceptar esta “Normalidad”
Es nostálgia …
O run run inconsciente de un tiempo dañino y cruel. Que no mira buenos , ni malos.
Poniendo tiritas al alma, que nunca se ha sentido tan sola.
De nuevo, tanto que aprender…
Aunque salga el sol, son raros tiempos, vivir portando sonrisas, cuesta más, en tiempos de mascarilla.
Muchas miradas tristes, estamos desganados, cansados, con ansia y desazón.
La felicidad no se compra, se lleva dentro, asida a piel y alma, y los momentos de ahora, no nos ponen fácil casi nada.
Por eso, sube, baja y fluctúa tanto el ánimo, en tiempos de pandemia
He tropezado con piedras, y sigo aquí, está es una más, tampoco fácil.
No se que precio tiene el cielo
ni siquiera, si hay ticket para entrar.
Ganas de vivir, de fortalecer esperanzas, y de superación, para mantenerme optimista.
De que esto pase pronto.
De reír, hasta llorar.
De sentir.

Los comentarios están cerrados