Filomena sin piedad.

Primer vistazo al año, apenas ha empezado a caminar y ya nos esta sorprendiendo.
Aunque nosotros no podemos negar que somos de improvisar, lo sé,
lo llevamos en el ADN.
Lo digo, porque le vemos las orejas al lobo con tiempo, y cuando ya ha llegado es cuando nos ponemos a ello.
Hay una cierta tendencia a esperar
“El haber que pasa”
Esperamos que nos descubran,
que nos toque la lotería,
que nos ofrezcan el trabajo de nuestra vida,
que por arte de magia todo mejore.
Pero no funciona así.
Afortunadamente, la causalidad, es una pila de pequeñas elecciones grandes o pequeñas  acumuladas.
Lo que funciona es como consecuencia de un trabajo diario, de una inversión y previsión constante que puede parecer insignificante, o irrelevante porque no se ve el resultado inmediato, pero si en el tiempo para que Filomenas varias, no nos cojan desprevenidos.
Lo contrario, puro desastre.
Que las ciclogénesis de ahora no se andan con minucias.
Las personas no somos perfectas. Somos una gama de grises. Ni tan malos, ni tan buenos.
Pero en general, somos buena gente. Buenas personas que cometen errores. Y rectifican.
Tenemos a la mitad del País en modo postal. Y la solidaridad de este País, siempre nos sorprende.
La Filomena llego arrasando con sus  alfombras blancas y trasformo las ciudades  en pistas de patinaje.
Y enero, con su suma y sigue …
Fluctuamos entre pandemia y temporales, que de todo tipo nos asolan
Todavía no vemos la luz al final del túnel. Que largo el puñetero!
Seguimos en el viaje a ninguna parte, pero que, sin embargo, sin él el propio viaje no existiría.
La Esperanza, construye el futuro  cuando se aportan propuestas, como peldaños para subir  al viaje de “Salida” como sacos de millones de granitos de Esperanza; que se amontonan delante del muro de la Fe, para saltarlo.
El mundo en cada granito,
en cada adios de ausencias,
más allá del muro,
la aventura del rumbo vacuna.
Tantas emociones de a pie,
la intensidad del deseo final, para recuperar la vida.
La normalidad de esas pequeñas cosas, que poco las valoramos por cotidianas y dadas por hecho.
La maravilla  de una breve excursión de amigos.
La inmensidad de un paseo por los alrededores de la felicidad.
Poder respirar sin filtros.
Podernos ir de viaje con total normalidad y regresar con la vida, recuperada en su máximo esplendor.  
Respirar y borrar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: