La abuela Lola.

Dolores, “mi abuela” así la llamaban en su aldea, su cara reflejaba la historia de su vida, sus arrugas, aunque no demasiadas para tan avanzada edad, las que se veían en su cara blanca, de ojos azul cielo, y su porte altivo que denotaba su fuerte carácter. Una mujer, que crio once hijos en una España difícil para sacarlos adelante.
Había nacido en una aldea de Galicia, y aunque su casa era de las ricas del lugar, en sus años mozos también hacía las duras tareas del campo, aunque nunca le gustaron demasiado.
Ella soñaba con un día, salir de la aldea, vivir en la ciudad, la casaron con 16 años, un matrimonio concertado entre familias pudientes del lugar, pero su marido se murió al año.
Pasaron unos años, y por la aldea apareció un castellano, buscando asentarse en Galicia, y por la zona monto un negocio, y todas las mañanas, veía pasar a mi abuela que lo tenía encandilado.
Tanto, que mi abuelo, empezó a cortejarla y llego el día en que le pidió matrimonio y mi abuela le dio el “Si quiero” con la condición de salir de aquella aldea, que quería que sus hijos crecieran en la ciudad, que tuvieran más que ver, aparte de aquel maravilloso paisaje, precioso, pero en aquellos tiempos, aislado.
Y el Manuel, así lo hizo y volvió a empezar de nuevo en otro lugar pero eso, a él, no le asustaba, estaba curtido en mil batallas y aquello era un placer, no un castigo.
Si de algo tengo pena decía mi madre a veces, es de no haber apuntado la vida de mi padre. ( Por mi abuelo ) Pues según ella, su vida tenía para un best-seller.
Ya en su vejez, mi abuela, no paraba de recordar sus años mozos, las canciones que cantaban mientras trillaban el trigo, o recogían la cosecha, cuentos de antaño, viejas leyendas que yo embobada no me hartaba de escuchar.
Mi abuelo, tenía adoración por ella, ( Y yo, le adoraba a él ) aunque de carácter firme, ante ella siempre se rendía, ellos dos eran un matrimonio ejemplar y unos maravillosos abuelos para el montón de nietos que éramos, recuerdo que los fines de semana , la casa de mis abuelos parecía un cuartel, cuando llegábamos a comer, todos los fines de semana en torno a su mesa, donde reunía a todos sus hij@s, niet@s, nueras y yernos.
Pasaron los años, y un día, vi a mi abuela sentada en la mecedora de madera, tenía una expresión pensativa reflejada en la cara.
No se levantó como siempre para darme un beso, esto me inquieto.
Hola abuela,
Ay, neniña, respondió la anciana, sin variar su expresión…
Abueliña te ocurre algo? Le pregunte preocupada.
Mi abuela, me miró largamente y emitió una triste sonrisa, asintiendo afirmativamente con la cabeza. Ay miña nena, sí, algo me ocurre… Esta noche, alguien me visitó.
Abuela, a qué te refieres? Pregunte.
Querida nena, algo extraño, algo que no es de este mundo…
Sentí una especie de escalofrío al oír las palabras cansadas y tristes de mi abuela.
Que has visto abueliña, le pregunte asustada .
Mi querida neniña, esta noche soñei con “a Santa Compaña” cuando ocurre eso, es que me van a venir a buscar.
Abueliña, no me asustes, aquí nadie te va a venir a buscar.
Sí filliña, almas que ya no están en este mundo, dijo mi abuela con la voz apagada.
¿Qué quieres decir abueliña?. Le pregunte con incredulidad.
Había oído historias de niña, pero nunca me imagine que mi abuela, las creyera, pero tenía que haberlo imaginado donde ella se crío, creían en esas cosas,
Mi querida nieta, tu abuela se marchara pronto
Abueliña, tú, lo debiste soñar. Un mal sueño, una pesadilla.
No cariño, tu abuela se ira, pronto vendrán a buscarme.
La abrace, mientras sollozaba, no me gustaban nada esas cosas.
No digas eso abueliña, tú, no te vas a ir.
Si neniña, aquí nadie se queda. Además, tu abuelo, ya hace mucho que me espera.
Y cuando volví, al verano siguiente.
En la casa de mi abuela, ya no se percibía el olor a cascarilla, a bizcocho de manzana y rosquillas de anís, o el café de pota de las tardes. Solo quedaba su hermoso recuerdo, que vivirá en los corazones de quienes la quisieron!
Ellos, mis queridos abuelos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: