El Abuelo un día…

El abuelo Luís, es un anciano que  todos los días desayuna en la misma cafetería, que yo frecuento, es una persona entrañable, siempre atento con todo el mundo.

Allí le conocen desde que hace años Antes, lo hacía con su querida Emilia. Desde hace 1 año vive solo, a su Emilia se la llevo el Covid y sin poder despedirse de ella, eso le aflige cada día.

Pues la lleva en el recuerdo a diario, y le aflige el no haberla despedido.

Ellos tienen hijos, pero como tantos abuelit@s los tienen lejos, por trabajo y esta tremendamente sólo

Cada mañana con su acostumbrada rutina se llega al café donde le tratan con inmenso cariño, y una sonrisa, y el se siente muy acobijado y agradecido.

Él, se emociona a veces con la camarera, que dice, le recuerda a su Clarita, su hija pequeña. Que vive en Australia y hace 4 años que no ve. Y es que no es fácil viviendo tan lejos. Que se fue por un master y se quedo. Y ha formado familia allí. El hijo de su Clarita, se casa el próximo año, y no podrá ir , por la lejanía, espera que pase su luna de miel por España y se llegue por Galicia a ver a su abuelo y así poder conocer a la nueva integrante de la familia. Su querida Emilia, siempre le decía, que no quería quedarse con un hijo sólo, por aquello de tener alguno cerca, y no quedarse sólos . Y fíjate , ambos volaron lejos… Bien lejos! La vida!! Nunca es como la planeamos NUNCA!

El dice, que iría a verla, pero no cree poder soportar, tantas horas de avión para llegar al lejano Continente Australiano.

Su otro hijo, vive en Londres. Lo ha visto este verano, que ha venido con la familia. Que dice que a sus nietos no les entiende porque hablan más ingles que español. Y le da pena.

Que querían llevárselo con ellos. Pero no quiere dejar aquí a su Emilia. Todos los domingos, la lleva unas flores y charla con ella, y le cuenta que pronto estarán juntos de nuevo.

Que su vida , ya no da para más, sólo le quedan los recuerdos y la espera…

Que mientras tanto llena, con sus pequeñas rutinas.

Su café, sus paseos, sus charlas con los pocos amigos que aún le quedan y el teléfono, que le une a su lejana y ausente familia.

El abuelo Luís como tantos abuelos, generación que se extingue y que tanto nos ha dado, vivieron una guerra , una posguerra y se sacrificaron por mejorar los tiempos que no fueron fáciles para ellos. Sobrevivientes de una generación increíble!

Que se extingue en soledad.

Qué poco cuesta ser amable  y más con aquellas personas que por diversas circunstancias se encuentran solas y necesitan una muestra de cariño, un ratito de charla y comprensión. No sabemos lo que hay detrás de cada persona y su vida.

Este siglo, es el siglo de la soledad. Ya nada es igual y lo esencial, apenas queda.

Muy triste. No creéis?

D. Luís, es usted admirable!

PD: Una asidua de su acostumbrado café.🌹

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: