Fina- filipina.

Ella, se pone todos los adornos del mundo, y los trapos más extravagantes. Cuando se sienta a desayunar en su habitual café,  nunca pasa inadvertida para nadie. Porque parece un árbol de navidad con sus lucecitas, en cuerpo y cara. Ella, se pone todo lo que pilla, sin pudor alguno.

Ella, ya tiene una edad, y le importa un comino la gente, las inevitables miradas Parece que existe una razón psicológica por la cual las personas se decoran  así,  unos dicen que razones nostálgicas, para compensar no haber aprovechado sacarse sustancia en el pasado. ( Ni idea ) 🤷

Pero si la señora Fina- filipina es feliz, olé por ella! 👏👏 Sólo hace daño a la vista, ver tanto sobrecargo. Que lo compensa, su » Me pongo el mundo , por montera»

En un mundo tan lleno de estrés, ansiedad, y extremo consumismo, la señora Fina- filipina, es aprovechona de todas sus décadas, se nota que siente nostalgia, y reinventa sus modelos llenándolos de adornos, color y sonrisas; momentos de felicidad a su vida, quizás evocan  sentimientos, y  negación al paso del tiempo. 🤔

Quizá, sea la nostalgia del inexorable tiempo la razón de decorarse como un árbol de navidad.

Quizás, no lo se ( y no osaría preguntarselo)

Ella, es amable y no se mete con nadie.

Ella , no molesta a nadie, se ve guapa, y es feliz. Y eso, es lo único que cuenta. Su aspecto fuera de la normalidad, es el punto discordante , que aporta colorido al momento café de la mañana.

Porque el mundo es de los valientes, que a pesar de todo, siguen sonriendo y superando todo lo que venga, conscientes de que la actitud que adopten puede multiplicar o dividir sus fuerzas. Ell@s, son valientes y por suerte el mundo es suyo, porque cada día buscan descubrir algo nuevo en él, mientras el cuerpo aguante.

Cada persona tiene su historia. Ella, se ha quedado sola, su marido se murió hace unos años, desde ese momento, cambió, quizás sea su forma de vestirse donde ella, revele su ausencia. No tuvieron hijos, y la añoranza de su recuerdo, se le nota.

Ella, se atreve y vive , lo dice y lo hace. Cada día lo hace único e irrepetible y tiene la valentía de vivirlo como tal.

Ella, con su resiliencia tiene capacidad  para superar las adversidades y continuar con su vida cuando las circunstancias invitan a todo lo contrario,  a pesar de sus miedos, de sus dudas, o del recuerdo de lo que una vez vivió, tuvo y terminó sin cumplir.

Fina- filipina, es valiente, amable y se pone sus recuerdos por montera.

Ella, hace de su mundo un lugar propio, donde atenua su dolor para que  respire y sane, aunque escueza a veces en sus apagados colores. Que ella acentúa para desinfectar sus pasadas y solitarias heridas.

Se le nota que sabe, lo que es tocar fondo, porque ha estado allí muchas veces, y en todas ellas resurgió cual Ave Fénix.

Doña Fina filipina, es una dama que se ha ganado el derecho a ponerse todos los adornos del mundo si eso la hace feliz.

El mundo sería muy aburrido, sin personas como ella. 🌹

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: